28 de abril de 2009

Olvido..




-Ya llamará- se dijo para cerrar internamente el asunto. Pero se dió cuenta con la calma de su vida, que jamás volvería a llamar. Aspero golpea el reloj detrás de la vitrina. Ese minúsculo mueble tan empapado de emociones. Lo ve. Se acerca. Abre el cajón por sorpresa.

Y ahi estaban! Se alejó despacio, dejó el café en medio del living, se prendió un cigarrillo y camino otra vez... Todos sus intentos fallidos, ahí! Acurrucados, embalsamados, dibujados, retratados, contagiados de verde musgo, llenos de polvo, llenos de recuerdos. Ahí!

Pensó que era tarde para revolver cajones, el tic-tac del reloj, sólo le hacía recordar las horas de sueño que no tenía. Pensó que, si se quedaba un rato revolviendo cosas, y si se entusiasmaba, podría llegar al trabajo con las ojeras de contrabando, y decirle al jefe que su pálido rostro, era un dolor de estomago. Y pensó- que tiene que ver?-

Casi apurada cerró todo. Guardó todos los eclipses de recuerdos de nuevo en el cajón. Terminó el cigarrillo. Camino descalza por el living a media luz, otro cigarrillo más...

Ahí nomas, sepultó al corazón, minado de silencios. Pensó que la vida no era un misterio, y que más allá de su agonía, todavía quedaban sapos por el mundo. Pensó en aceptar. Sin creer que eso fuera a llevarla a la resignación o a pensar que no había mejoras. Asomo su rostro a recién nacida Noche, miró con fervor las estrellas buscándole un sentido...

Laura creía que todo en la vida debía tener un sentido. Así la habían criado sus padres, con valores y creencias fuertes. La vida para Laura debía de tener sentido, no podía permitirse disfrutar, sin pensar ¿porque?. Esas estrellas le recordaban la canción que de pequeña su padre Julio le cantaba, "duermete niña, duerme... que mañana habrá café en el campo"... Una ternura insostenible le apretaba el pecho, recordó que de niña esa canción le daba paz.

Pero se levantó de pronto con el mugido de un gato, la asustó y toda la ternura y los recuerdos... se disolvieron.

Inclinó la cabeza, miró el reloj... acomodó sus ideas, y decidió dormirse... Mañana sería un día complicado, y mejor no tener cosas pendientes en la cabeza -se dijo-.



9 comentarios:

piruleta dijo...

...Y Laura creía que todo tenía sentido en la vida, y no se equivocaba...
Creo que todo en la vida tiene su sentiido, su significado, su utopía, como tú princesa de la utopía... y reina de la realidad...

Ha sido un placer entrar en tu espacio virtual, gracias...
Un beso
lluis

NARCISO dijo...

Sí, me gustó. Porque Laura es soñadora como yo, alguien que busca un sentido aunque no lo encuentre, alguien a quien infiero su incertidumbre neurotica le juega una mala pasada una y otra vez, pero ella lo resuelve, todo lo resuelve y sale a flote sin ahogarse pero tragando un poco de agua en el intento!

Princesa de Utopias dijo...

gracias narciso..!

como.quieres.que.te.quiera dijo...

me encantoo tu textoo.. estoy empezando con este blog, espero difundirlo.. besos!

• Luthien • dijo...

me gustó mucho el texto (:
veo comentarios muy completos y bonitos en el blog, pero yo no tengo mucho más para decir.
creo que tenés una manera muy particular de escribir, y eso me parece re valioso. y todo en el texto es infinitamente tierno; aunque no esté claro quién quiere que la llame, qué quiere, qué significado en particular busca. eso me parece genial.

tauh.

floz

Princesa de Utopias dijo...

gracias!!! y bienvenida!!! actualizare mas seguido y te espero-!

Princesa de Utopias dijo...

gracias!!! y bienvenida!!! actualizare mas seguido y te espero-!

χαμόγελα dijo...

me gusta!!
me recuerda algo...xd
te sigo!
un abrazo!

Princesa de Utopias dijo...

BIENVENIDA!!!! Y GRACIAS